Ayuda a otros a crecer y darás un valor excepcional a tus servicios

En la entrada anterior te conté cómo se relaciona la valoración de tu servicio con tu autovaloración:

Poner un precio es algo con un factor subjetivo realmente importante. Porque tiene que ver con el Valor.

  • El valor que le damos
  • El valor que le dan los demás

Esa entrada se centró principalmente en el primer punto, el valor que le damos. ¿Y lo que piensan los demás? ¿Qué tiene que ver eso contigo, con tu autoestima y con lo que puedes aportar?

El valor que le dan los demás

Piensa en cuando te ofrecen algo. ¿Cómo decides comprarlo o no?

Hay varios factores que influyen:

  • Su utilidad
  • La comparación con lo que ya tienes
  • Lo que otros ofrecen
  • Tu experiencia previa

La utilidad

La utilidad que algo tiene para una persona varía según el momento y sus circunstancias.

Hay dos formas en las que puedes enfocar este aspecto:

  • Reforzando esa carencia y haciendo que el otro se sienta dependiente de lo que le ofreces
  • Aportanto, no sólo el valor, sino el concepto de caminar juntos, de crecer entre ambos

¿Por qué nos “rechina” tanto todo el mundo del Marketing (aunque funcione también con nosotros)? Porque nos sentimos un poco engañados.

Si quienes usan la publicidad la hubieran enfocado siempre para ofrecernos algo que nos ayude a crecer, que aporte valor a lo que hacemos y que refuerce el sentimiento de que no necesitamos nada pero que puede ser interesante caminar con ellos, no la tendríamos como algo “engañoso”. Pero lo cierto es que en muchos casos conocidos no es así.

Sin embargo, es algo que todos deseamos intrínsecamente, en nuestro interior.

La utilidad de lo que ofreces no sólo tiene la vertiente de cubrir una necesidad o un interés, que puede ser algo puntual.

Si ofreces al usuario también la posibilidad de crecer contigo, de construir algo nuevo y diferente en su vida, algo que le produzca pasión, si te centras, no sólo en sus carencias, que puede ser útil puntualmente, sino también en una relación de futuro, si el cliente o destinatario se siente realmente apoyado para ser quien es y sacar lo mejor de sí (sea lo que sea que ofrezcas, desde sanación hasta unos zapatos), estarás ofreciendo una utilidad más allá de lo evidente.

Imagina que lo que te ofrecen a ti realmente fuera así. ¿Lo comprarías?

Encuentra la utilidad completa de tus servicios o productos, de tu sueño. ¿Cómo va a ayudar a los demás a resolver su situación actual y también a crecer?

Encuentra el valor que tienen, el que tienes tú en ese apoyo a tus destinatarios. Valora lo que es único en ti, porque no hay nadie más que pueda ofrecerlo de esa forma.

La comparación con lo que ya tienen

¿Por qué alguien adquiriría algo que ya tiene?

Si lo que tú ofreces mejora lo que tienen, se pueden plantear cambiar.

Si no, ¿para qué ofrecérselo? ¿No es mejor encontrar a quienes no lo tienen ya? Por eso es importante encontrar a tu público. Identificar exactamente lo que tu sueño aporta y a quién puede servir.

Lo que otros ofrecen

Cuando necesitas algo, cuando vas a adquirirlo, y hay variedad de oferta, ¿cómo eliges?

A igual calidad, seguramente elijas el más barato. Si la calidad (o utilidad) es diferente, entonces harás un balance entre ambos aspectos.

Si encuentras lo que es único en ti y en tu sueño y lo expresas claramente, te diferenciarás en esa comparación.

La experiencia previa

Cuando vas a adquirir algo, todos los factores de tu experiencia previa influyen en la manera en que ves lo que te ofrecen.

Si ya has probado productos o servicios similares, lo compararás directamente con esa experiencia. En otro caso, te basarás en tus creencias, en la forma que tienes de ver el mundo.

Cuando le ofreces tu servicio a otras personas has de tener en cuenta que cada una tiene una forma única de ver el mundo, basada en su pasado y en su forma de ser, y también de ver lo que ofreces, basado en sus experiencias previas con cosas similares.

Háblale a la persona. Interésate por ella. Ve el valor que lo que tienes y tu sueño pueden suponer para ella.

Si no estás seguro/a de lo que ofreces, te será más difícil encontrar el punto de coincidencia.

Cuanto más equilibrada sea tu forma de verte y ver lo que tienes para ellos, más podrás ver también en lo que puedes ayudarles.

La Autovaloración

Has de conocer y valorar lo que eres y lo que ofreces, lo que es único en ti, tu especial forma de ver el mundo, para “saltarte” el condicionamiento de estos factores.

No es que vayan a dejar de existir ni que así todo el mundo vaya a elegirte a ti, sino que podrás enfocarte mucho mejor a la gente que sí lo encontrará realmente útil.

Cuando tienes que competir con otros, y no sólo con otros, también con lo que hay dentro de los propios clientes o destinatarios, el valor de tus servicios se vuelve algo variable.

Cuando encuentras el valor que tu sueño tiene por sí mismo y lo enfocas a las personas que resuenan con ello, les ayudas a crecer, lo aprecian de una forma muy diferente.

Aprecia quien eres y a tu sueño por lo que realmente valen.

Una respuesta a “Ayuda a otros a crecer y darás un valor excepcional a tus servicios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *