Retomar la visión de conjunto

De vez en cuando, después de haber estado un tiempo concentrado/a en las pequeñas tareas, es importante pararse y mirar alrededor, retomar la visión de conjunto.

Es muy productivo dedicar un rato, por ejemplo, una vez a la semana, específicamente a contemplar de nuevo el sueño en su conjunto, ver cuánto has avanzado y cómo van encajando las piezas que se van materializando.

Hemos de recordar que el sueño es la brújula.

Según vamos avanzando, vamos descubriendo también detalles de ese sueño que inicialmente no conocíamos, aunque estuvieran en el sentimiento, pero quizá no estaban en la imagen inicial que nos habíamos formado.

Esto es especialmente interesante para quienes no tenían una idea clara al principio.

Mi propuesta es que te pongas a caminar, aunque inicialmente no sepas a dónde vas, sólo guíate por lo que te gusta realmente, lo que sientes, y esto es porque los detalles, las formas, van revelándose por el camino, y te dan una visión más real de tu sueño.

Después, periódicamente, quizá una vez por semana, quincena o máximo un mes, dedica una tarde o una mañana a revisar:

  1. Si tu sueño continúa siendo el mismo
  2. Si lo que haces día a día concuerda con ese sueño (el inicial o el nuevo, si ha variado)
  3. Qué papel quieres jugar en tu vida y en tu proyecto
    • Dónde quieres estar
    • Qué deseas hacer
    • Con quién te apetece relacionarte, con qué tipo de personas te sientes a gusto
  4. ¿Facilita tu proyecto todo ello?

Sólo reflexiona y escúchate. Observa si te sientes a gusto o no. Y después, decide si continúas o varías algo.

Si realmente te escuchas, sabrás qué hacer y por dónde seguir, de forma consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *