Superar el miedo al ridículo o al error para conseguir tus sueños

Soñar es gratis…pero no siempre sabemos cómo

Conseguir un sueño, dejando a un lado el miedo al ridículo o al error, para conseguir sacar lo mejor de nosotras. Me encanta este curso por que me ha permitido tomar consciencia de lo que soy capaz de hacer y de cómo hacerlo. Los sueños pueden bajarse del estado de ensimismamiento a la planificación real, para alcanzarlos!!

Éste fue uno de los primeros comentarios del  curso 🙂

Coementario en Cómo Crear Tus Sueños

Soñar es gratis

Así es. Cualquiera puede fantasear con las cosas que quiere, lo que desea hacer, que todo vaya mejor… ¿Quién no tiene una idea en la cabeza de cómo le gustaría que fuera su vida?

Pero no todo el mundo sabe cómo conseguirlo (o eso piensa).

Ella habla de “miedo al ridículo o al error”. Y éstos son 2 puntos importantes de los que voy a hablaros hoy y de cómo puedes superarlos para alcanzar lo que deseas.

El miedo al ridículo y al error

Piensa en las veces en tu vida en que una equivocación ha generado desagradables o ponerte en evidencia ha supuesto cambios de comportamientos de los demás hacia ti.

¿Alguna vez has dejado de emprender algo por pensar que tenías algo que perder, o estar preocupado/a por no ganar lo suficiente, o por la opinión de los demás?

El miedo al cambio no es por el cambio en sí, sino porque no sabes qué consecuencias tendrá ese cambio.

Ante lo nuevo, no tenemos una referencia, una pauta a seguir, y eso puede generar incertidumbre e inseguridad.

Tener un plan

Lo importante que debes saber es que, por muy nueva o diferente que sea tu idea, todos los proyectos parten de la misma base y siguen los mismos principios. Sólo es cuestión de conocerlos.

Una vez que tienes un plan, un método a seguir, es mucho más sencillo “bajarse del estado de ensimismamiento a la planificación real“.

Bien, pues estas son las pautas que a mí me ha funcionado y siguen funcionando también para otras personas:

1. Seguir lo que sientes

Es esencial seguir lo que uno/a siente, mucho más allá de lo que otras personas digan o cómo digan que se deben hacer las cosas.

¿Entonces… miro o no miro lo que hace que a otros les esté yendo bien?

¡Míralo! Desde luego. Pero no los sigas a ellos. Pruébalo en ti. Escucha qué sientes, si “resuena” contigo. Si, después de intentarlo, sientes que te está llevando por un camino donde no te sientes cómodo/a, por mucho que les haya servido a ellos, quizá no sea tu forma, tu enfoque o tu momento.

Este es tu GPS. Recuérdalo en cada paso del camino, al inicio, en las decisiones, en el desarrollo, en todo. Sigue lo que tú sientes y como sientes que quieres hacer las cosas.

2. Elegir lo que más te apasiona

Lo que te apasiona te mantiene sumergido/a en esa actividad. Te enfocas en ello, te surgen ideas, disfrutas… Eso hace que tu energía se enfoque en una dirección, les da una utilidad, y que el esfuerzo se note menos.

No hay unos temas “con más salidas” que otros, sino enfoques con más o menos utilidad. Y ahí va el tercer punto.

3. La utilidad

Para que tu proyecto tenga “éxito”, ha de ser de utilidad a otros.

No tienes que cambiar el contenido, lo que has de encontrar es el enfoque adecuado para que lo que a ti te gusta, te motiva, te mueve, se materialice en forma de algo útil para los demás.

Entonces, ellos encontrarán el interés en lo que haces, en lo que compartes.

Cada época tiene unas necesidades, unos intereses, y siempre hay cabida en ellas para lo que nos gusta. Sólo hay que enfocarlo adecuadamente, sabiendo en qué sociedad, en qué comunidad te mueves, comprendiendo en qué punto se une tu aportación con la necesidad de los demás, dónde es útil, en qué les puede ayudar.

4. La comunicación

Hay más gente como tú. Hay gente que piensa y siente como tú, y también que necesita lo que tú puedes aportarles.

La forma de encontrar a esa gente es comunicarte, difundir.

Si tienes un buen plan de comunicación, adaptado a ti, a cómo eres, lo que sientes y cómo te gusta hacer las cosas y que, a la vez, sea abierto a los demás, que les permita conocer tu proyecto, se sumarán a él.

¡Cuéntales quién eres, lo que haces y en qué puedes ayudar!

Cualquier sueño es realizable

Cualquier tema, cualquier contenido, es realizable. Se puede convertir en un gran proyecto, en el proyecto de tu vida. Sólo tienes que plasmarlo en algo práctico.

Yo te propongo estas pautas, pero cualquier plan que te llame la atención, que te “resuene” puede ser válido. Sólo coge uno y da el primer paso. El resto llegará después.

Olvida lo que habías pensado que podía pasar y ¡empieza a ver lo que puedes conseguir!.

Tener compañeros/as

Y el último punto importante para seguir tus sueños es contar con personas que te apoyen, que crean en lo que tú crees, con quienes compartir lo que va surgiendo en el camino, que te ayuden a encontrar las respuestas si te bloqueas en algún momento.

Estos son los motivos por los que creé este proyecto, porque:

  1. Te ayuda a soñar, a saber que tu vida puede ser como la deseas
  2. Te aporta herramientas para superar los miedos y las limitaciones internas
  3. Te proporciona una metodología a seguir, un plan
  4. Te pone en contacto con gente que ya está en camino de crear sus sueños

¿Tienes un sueño? Únete a la comunidad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *