Atrevernos a fallar

Hoy os traigo un nuevo comentario del artículo que escribí en Sé Leyenda que también me ha parecido muy interesante y creo que puede ayudar cuando tenemos estas mismas dudas.

Todo lo que decís aquí arriba es genial… pero qué pasaría si después de toda la ilusión y en parte un poco de creencia ciega en que saldrá falla?? Creo que es fundamental creer en tí y ponerle motivación pero no todo en la vida sale como esperamos y si nos lanzamos de un modo tan ‘desnudo’ y nos chocamos contra la pared… el golpe puede ser tremendo!

– Irene –

Hola Irene. Dices cosas muy interesantes en tu comentario 🙂

Ya vais a ver lo que “me enrollo” con estos comentarios, jajaja. Sobre todo, cuando son cosas que me parecen importantes e interesantes.

El mayor miedo que tenemos es a lo que dices, a darnos un gran golpe.

Si tuviéramos la seguridad de que no nos lo vamos a dar, nos atreveríamos a probar cualquier cosa, sin dudar.

¿Cuántos hemos buscado fórmulas seguras (y cuánta gente hay ofreciéndolas)? Aquellas que nos permitan permanecer el máximo tiempo posible en nuestra zona de confort, minimizar el riesgo, y, si es posible, no salirnos de ella. A gustito y calentitos. Pero si es así, ¿para qué cambiar e irnos a otro lado? Emprender es apostar, sí. Y yo te propongo que apuestes por ti.

Desnudarse… crear la vida que deseas es desnudarte ante ti misma, es dar un salto al vacío, un salto interior. Y eso da miedo porque nos enseñaron que debemos ser algo distinto de lo que somos para sobrevivir. Da miedo porque no sabemos cómo se hace ni los resultados que dará. Da miedo porque no sabemos qué vamos a encontrar al otro lado.

Yo no puedo dar el paso por ti. Yo no soy la experta en tu propia vida, lo eres tú. Lo que puedo hacer es mostrarte lo que hago para conseguir mis propios sueños, cada día, no sólo al final. Yo ya no espero al final ni al resultado. Vivo aquí y ahora lo que me gusta.

Nunca tendrás la seguridad, al 100%, de si esto funciona para ti, hasta que lo hagas tú misma. Ese es el riesgo, sea cual sea el camino que te ofrezcan. Y ese paso has de darlo tú.

¿Qué pasará si lo que esperabas falla? Que tendrás la oportunidad de descubrirte a ti misma en ello. Porque por mucho que haya sido el camino que otros te han indicado, la decisión la habrás tomado tú. La decisión de cada paso es tuya. Y has que responsabilizarte de ella.

¿Qué te pasará si fallas? ¿qué significará en tu vida? Esa pregunta es para ti misma.

Para mí, fallar supuso un tremendo aprendizaje. Y un gran descubrimiento a partir de ahí. Un cambio de perspectiva.

Descubrí que si aprendes a escuchar los mensajes que tu camino tiene para ti paso a paso, no sólo cuando llegues a la meta, podrás modificar el rumbo si es necesario, quizá encontrar una meta distinta, aún mejor, y ya no te importará si obtienes o no lo que querías al principio. Podrás vivir tu vida en cada paso, no sólo con la esperanza de vivirla cuando llegues al final.

Descubrí una forma de hacer las cosas diferente, más libre y siendo mucho más yo. De eso va “El Bosque de Xana”.

Creencia ciega. Sí, en ti. Porque sólo tú vas a vivir tu vida.

Cree en ti. Si no quieres seguir a quien te muestra un camino que ha probado, porque no te convence o porque no te puede asegurar un resultado concreto, ¡no lo hagas!.

¡Cambia el rumbo!. Síguete a ti. Siempre estás a tiempo. Siempre.

Os dejo un enlace a un post de Live Your Legend titulado How to Live Your Legend WITHOUT Quitting Your Day Job (& 1 free book for each of you – seriously): Cómo vivir tu leyenda SIN dejar tu trabajo diario.

Besos